en Reflexiones

Culpa y castigo.

La culpa solo sirve para castigarnos. No te sientas culpable de nada que haya podido ocurrir en tu vida. Por supuesto que somos responsables de nuestras acciones, y si en algo podemos repararlas, así tenemos que hacerlo. Pero sentirse culpable sólo sirve para castigarnos, para hacernos daño. El sentimiento de culpa lo tenemos unido al castigo. Y las formas de castigarnos por algo de lo que nos sentimos culpables, pueden ser de lo más sibilinas y sutiles. Aleja la culpa de tu vida y deja de castigarte. Con ello sólo consigues sentirte mal y no reparas nada.

Marisa Navarro