en Reflexiones

Mas serenos y confiados.

Si nos pasamos la vida esperando que nos den, o recibir, a cambio de la que damos, es muy posible que pasemos una gran parte de nuestra vida decepcionados y enfadados. Consideraremos que el mundo no es justo con nosotros. Si elegimos no estar esperando a que nos den, o no recibir nada a cambio de lo que damos, porque he decidido dar por la alegría y el placer de hacerlo. Todo lo que me den será recibido como un verdadero regalo, al que podemos añadir el sentirnos más serenos y confiados, y disminuir el tiempo de nuestra vida que pasaremos decepcionados y enfadados. Qué buena elección.

Marisa Navarro