en Reflexiones

Nuestra perfecta esencia.

Deja de intentar ser perfecto. Tu ya eres perfecto en lo más profundo de tu ser. Y formas parte de un todo perfecto. Esa perfección profunda de tu ser, que es perfecto en sí mismo, la tapamos con esa identidad externa que pretendemos, y que poco tiene que ver con nosotros, con nuestro verdadero ser. Luego intentamos ser “perfectos” externamente, dentro de ese concepto de la perfección antihumano, que no se sabe de dónde ha salido. Lo que tendríamos que hacer es relajarnos en nuestra perfecta humanidad, aceptarla, dejarla fluir, y así descubrir nuestra perfecta esencia.

Marisa Navarro

Marisa Navarro

    

Leave a Reply