en Correo urgente

¡Oh, capitán, mi capitán!

El club de los poetas muertos viene a ser una de las películas más conocidas del director australiano Peter Weir, narrando una historia que transcurre a finales de los años cincuenta en la universidad estadounidense de Welton cuyos principios básicos eran la disciplina y la tradición aplicadas con rigor por todo el claustro de profesores.

E inaugurado el curso, un nuevo profesor, interpretado de un modo magistral por Robin Williams,pretende emplear métodos menos convencionales para educar a sus alumnos ayudándoles a descubrir que pueden darle un carácter más intenso y maravilloso a sus vidas. Transmitiéndoles la importancia de aprender a vivir el momento y de luchar por la búsqueda de los sueños por cumplir, invitándoles a pensar por ellos mismos y a no dar por bueno lo impuesto o establecido.

Y es que para alcanzar sueños, deseos y proyectos es necesario trabajar en ello para conseguir los propósitos, lo cual no significa que el éxito esté asegurado, pero sí implica tener la certeza de luchar por aquello que se quiere conseguir, y por donde hay que empezar, así como cuales son las propias limitaciones.

Seguir leyendo …

 

Marisa Navarro

    

Leave a Reply