en Reflexiones

Qué alivio

La única manera de liberarnos del miedo a hacer algo es hacerlo, y siempre lo haré con miedo, porque antes de que el miedo desaparezca tengo que hacerlo, que es lo que hace que desaparezca el miedo. Este juego de palabras viene a decir que haga lo que haga el miedo siempre estará ahí, el miedo siempre estará conmigo mientras yo siga queriendo hacer cosas nuevas, mientras yo quiera afrontar nuevos retos, enfrentarme a situaciones desconocidas, mientras quiera correr nuevos riesgos. Así que no sigamos huyendo del miedo, él siempre estará ahí, qué alivio, no tengo que huir de él, siempre que queramos seguir creciendo, siempre que queramos afrontar un nuevo desafío, el miedo estará presente. Pues ya que no podemos deshacernos de él, porque no lo convertimos en compañero de nuestras maravillosas aventuras.

Dra. Marisa Navarro