en Reflexiones

Se exquisito en cómo te hablas

Muchas veces observo como se trata la gente con las palabras y qué mal se hablan a sí mismos. En ocasiones se insultan constantemente, se dicen que son torpes, que todo lo hacen mal, o cosas mucho peores. Las palabras son enormemente poderosas. Si son importantes las palabras que usamos para hablar con los demás, mucho más son las que usamos para hablarnos a nosotros mismos. No podemos estar bien si nos hablamos mal, pongamos una exquisita atención en cómo nos hablamos, a veces son coletillas que están en nuestra vida desde siempre, obsérvalas, estate atento y deséchalas de tu vida. Aprende a hablarte bien, aprende a quererte con la palabra.

Marisa Navarro