en Sin categoría

Aceptar para cambiar.

Puede que haya muchas cosas de nosotros que no nos gusten. El aceptarlas, no supone validarlas, ni resignarse a ellas. El aceptarlas nos permite mirarlas y observarlas, de forma tranquila y serena. Solo si las aceptamos y observamos, podremos plantearnos la posibilidad de cambiarlas. Estos proyectos de cambio, los apoyamos en la realidad, en lo que es posible, en pequeñas dosis, y en metas cercanas, pero siempre desde la aceptación. ¿Cómo podríamos cambiar algo que no aceptáramos?.

PSYSI