en Sin categoría

Como una brújula.

Cuando nos encontramos con el ánimo bajo, una gran parte de los pensamientos que nos invaden , suelen ser pensamientos negativos. Cuando estamos con el ánimo alto, los pensamientos que nos vienen suelen ser en general, más agradables. Los estados de ánimo forman parte del ser humano, son intrínsecos a él, y van cambiando en la persona, sin que podamos evitarlo. ¿Qué podemos hacer?. Lo primero saber que existen, y que funcionan de ésta manera. Esto ya nos ayuda bastante. Observémonos, y veamos, qué estado de ánimo tenemos. Será como una brújula, que me indicará la dirección, de cómo tengo que intentar actuar en ese estado. Indudablemente si me encuentro en un estado de ánimo bajo, lo que no tengo que hacer en esos momentos es ponerme a solucionar todos los conflictos de mi vida, sobre todo, si muchos de ellos pueden esperar a que mi estado de ánimo cambie. Y tranquilo, cambiará, y no tardará mucho en hacerlo.
PSYSI