en Sin categoría

De carne y hueso.

Admitir nuestros errores nos humaniza, nos hace de carne y hueso, cercanos, cálidos y asequibles. La conexión con los otros a través de los errores cometidos, es una de las líneas que más cercanía produce. Entonces ¿por qué nos empeñamos en ocultarlos?. ¿Por qué nos sentimos mal cuando los reconocemos ante los demás?. Si hay alguien que echa para atrás, es aquel que intenta parecer perfecto. Recuerda que nuestra humanidad es incompatible con la perfección.

PSYSI