en Sin categoría

Defiéndelo.

Defiende lo que quieres. No te hagas cargo de las emociones y los sentimientos de los demás. En muchas ocasiones nos ocurre que nuestros intereses, lo que es importante para nosotros en la vida, lo que queremos y deseamos en nuestro corazón, se encuentra con la oposición directa de personas que son importantes para nosotros. Esto nos hace sufrir. No somos ajenos al sufrimiento de aquellos que queremos. Tenemos que ser fuertes. Si no defendemos aquello que queremos, no se lo perdonaremos a ellos, pero sobre todo no nos lo perdonaremos a nosotros.

PSYSI