en Inspiración

Deja ya de preocuparte

Cuántas veces invitamos a ello los terapéutas, ¿verdad? ¡como si fuese tan fácil! o tal vez sí es tan fácil… aunque al principio merezca un esfuerzo, el fin compensa con creces los medios. La preocupación resta atención a la tarea que estamos acometiendo, energía a nuestra vida y sirve de poco a la hora de resolver el problema o conflicto que la provoca… Te invito a que pienses en ello.