en Reflexiones

El juego, esa costumbre perdida

Me pregunto muchas veces porque los adultos vamos tan serios por la vida, y por qué jugamos tan poco, jugar es tan divertido, nos provoca la risa, nos hace salir ese niño que todos llevamos dentro, nos sentimos distendidos, nos acercamos, nos miramos, nos tocamos.. Haz la prueba, cuando te encuentres con alguien, inventa un juego con él, de miradas, de sonrisas, de caricias, deja una nota divertida, deja que te pille, deja que te encuentre, haz del juego parte de tu vida.