en Sin categoría

El punto medio.

Cuidarse está bien. Mirarse está bien. Conocerse es necesario. Quererse imprescindible. Pero cuando la autobservación se convierte en obsesiva y permanente, nos paraliza y nos aturde. Pudiendo llegar a alterar nuestra realidad. El equilibrio, como en todo, nos ayuda a no perdernos. Si estás atento y consciente, te darás cuenta dónde se encuentra el punto medio, y a regularte si te has pasado.

PSYSI