Banner herida de rechazo en Sin categoría

Herida de rechazo | Te ayudo a identificarla y cómo mejorar 

La herida de rechazo es una herida, un dolor profundo que nos sucede por habernos sentido rechazados, pero sobre todo, habernos sentidos rechazados en la infancia

Cuando alguien se hace una herida física, se rompe una pierna o cualquier otro infortunio físico, por lo general todos los que están a su alrededor lo entienden, lo comprenden e intentan ayudarle en la medida de lo posible o por lo menos acompañar en ese trance. 

Pero no ocurre lo mismo con las heridas emocionales, estás no se ven, están escondidas en el interior de las personas, pero no por ello son menos dolorosas, y en muchos casos y si no se toman medidas marcarán la vida de los que las padecen de manera muy profunda. 

¡Cómo sufrimos el rechazo!

Esa es una de las heridas emocionales que más duelen y más tardan en curar, ya sea el rechazo en la infancia por parte de nuestros padres, cuidadores, educadores, amigos, compañeros del colegio, etc.

Como el rechazo en otras etapas de nuestra vida, juventud o ya de adultos, por parte de nuestra pareja, o seres queridos.

El rechazo es una herida que queda abierta en nosotros y nos hace reaccionar de una manera exagerada a cualquier estímulo exterior que nos pueda sonar a rechazo, por ello las personas que tienen esta herida pueden adoptar diferentes posturas ante ella, todo para no volver a pasar ni sufrir el dolor tan intenso que padecieron cuando fueron rechazados. 

Así pueden aislarse para evitar sufrir, y convertirse en seres muy solitarios, o convertirse en tiranos creando heridas emocionales en otros, repitiendo los patrones por los que ellos pasaron. 

Herida de rechazo por sobreprotección

En muchos casos los padres, cuidadores, parejas, no son conscientes de estar creando esta herida de rechazo en el otro, pero independientemente de las actuaciones de ellos, aquí lo más importante son las interpretaciones que hace la persona sobre ellas. Incluso un niño sobreprotegido por sus padres puede crear una herida de rechazo al pensar que lo sobreprotegen porque no confían en él, porque no es lo suficientemente bueno para hacer las cosas por el mismo, y así se siente rechazado en lo que él es.

Como vemos y siempre dice la Medicina Emocional,  primero es el pensamiento y después es el sentimiento, y según pienses te vas a sentir. Así pues las heridas de rechazo, independientemente de los comportamientos que con nosotros tengan los demás se crean a partir de nuestros pensamientos que crean nuestros sentimientos sobre ellos. 

Enfermedades de la herida del rechazo

La herida de rechazo puede generar en las personas que la sufren muchas otras alteraciones como la depresión, ansiedad, conductas autodestructivas, drogas, alcohol, agresividad, violencia, retraimiento y por supuesto alteraciones físicas, ya que como todos sabemos la mente y el cuerpo están íntimamente unidos y las personas con herida de rechazo arrastran durante largo tiempo un gran sufrimiento lo que termina pasando factura a nivel físico también.

Unas características comunes en todas las personas que padecen una herida de rechazo es la infravaloración, inseguridad y falta de autoestima, esto les lleva a buscar constantemente la perfección en todo lo que hacen, quieren y necesitan ser constantemente reconocidos por todo el mundo, que les aplaudan por dónde vayan, queriendo llenar ese vacío que sienten, y que así nunca conseguirán llenar. 

Esa falta de confianza también la extienden a los demás y de esta forma les cuesta fiarse de los sentimientos de otras personas hacia ellos, teniendo siempre presente el miedo de que puedan ser rechazados, por lo que tienden a huir de las relaciones, y de esta forma protegerse ante la posibilidad de un futuro sufrimiento. 

Si no se cura esta herida de rechazo, las personas pueden llegar a aislarse del mundo, y a estar enfadados con este, creando resentimiento y rencor ante tanto sufrimiento vivido y mucho miedo ante la posibilidad de volverlo a sufrir. 

Tienen tanto miedo a ser rechazados, que acaban rechazando ellos a los demás constantemente. 

¿Cómo curar la herida del rechazo?

Y os estaréis preguntando ¿cómo se cura la herida de rechazo?, pues dependiendo de la profundidad, duración y sintomatología de esa herida necesitaremos unos tratamientos u otros, médicos, psicoterapeuticos, etc. Lo primero como siempre la aceptación de lo que nos está ocurriendo, sin aceptación no podemos hacer nada, en todos los casos se trabajará potenciar la autoestima, perdonar a aquellos que creemos que nos crearon esa herida de rechazo, pero también se hace necesario el perdón a uno mismo, pues quizá somos la persona que más daño nos ha infligido a nosotros mismos con nuestros comportamientos para evitar el posible fututo sufrimiento. 

¿Se puede sanar la herida por rechazo?

Y sobre todo lo que más nos va a sanar es el amor, el querernos y cuidarnos, el darnos lo que necesitamos y dejar de hacernos daño. 

En mis libros, “La Medicina Emocional”, “El Efecto Tarta” y “Las Ruedas Dentadas” aprenderás muchas técnicas y herramientas para quererte, para cuidarte, para darte aquello que necesitas, y así aumentar y potenciar tu autoestima. Te ayudarán a perdonar las heridas emocionales del pasado para poder vivir tu presente y mirar con ánimo tu futuro. 

Tu herida por rechazo puede cicatrizar y de esta manera dolerá mucho menos, ayudándote a seguir con tu vida de una manera mucho más plena. 

Dra. Marisa Navarro.

Libro las ruedas dentadas de Marisa Navarro

    

Leave a Comment