en Sin categoría

«Jugar a ganar».

Tenemos dos maneras de jugar en la vida. Podemos «jugar a no perder», o podemos «jugar a ganar». Cuando elegimos «jugar a no perder», desarrollamos un gran miedo a cometer errores, y un verdadero pánico al fracaso. Lo cual es un gran lastre que nos impide dejarnos fluir con la vida. Cuando elegimos «jugar a ganar», la visión de la vida cambia, consideramos las oportunidades de aprendizaje que se nos presentan, donde están incluidos los posibles errores y fracasos que puedan darse. Y somos capaces de dejarnos fluir con aquello que estamos haciendo, sintiendo la ganancia que esta presente en todas las experiencias.

PSYSI