en Sin categoría

La mochila.

De vez en cuando uno tiene que replantearse la vida. Pararnos y analizar. Vamos tan corriendo y con tanta prisa que no vemos. Nos han inculcado tanto el » hacer» que se nos olvida el «ser». Solo si nos paramos
un poco y miramos, podemos tomar conciencia. Solo así podemos replantearnos, que cosas quiero que se queden, y cuales tendría que soltar. En ocasiones estamos agotados, muy agotados, y no somos conscientes de la mochila que arrastramos, pesada, enormemente pesada.

PSYSI