en Sin categoría

Lo que nos cuesta soltar.

Mira que nos cuesta soltar las cosas. Nos damos cuenta de que nos están sentando mal, y no las soltamos. Somos conscientes de que no nos conviene continuar en esa situación, y ahí estamos sin soltarla. Siempre con la esperanza de que algo va a cambiar, y entonces las cosas van a ser diferentes. Claro que no hay que perder la esperanza. Pero, ¿qué te parece ponerla en otra parte?. ¿Y si pones la esperanza en que si sueltas «eso», vas a estar mejor?, ¿en que si no sigues en esa situación, posiblemente encontrarás otras, mucho más convenientes para ti?. Para que nuevas cosas lleguen a tu vida, tienes que vaciar, tienes que dejar espacio, tienes que soltar «algunas». Garantizado, te va sentar genial.
PSYSI