en Sin categoría

No es lo mismo.

No es lo mismo el trabajo duro, del que se obtienen resultados, y del que te sientes satisfecho, que ese trabajo duro, en el que después de dejarte en él, la energía que tienes y la que no tienes, has llegado a la conclusión de que no te lleva a ningún sitio. El peligro está, en que es fácil quedarse enganchados en ese camino sin salida. Hay que ser muy valiente y tener mucho arrojo, para reconocer y aceptar, que ese trabajo en el que nos hemos estado dejando tanto tiempo y energía, de forma tan dura, no funciona, y estar dispuesto a cambiar de dirección. Acepta las lecciones aprendidas, que seguro han sido abundantes, y pon tus energías en algo más provechoso.
PSYSI