en Sin categoría

No hay otra.

Cuesta menos empezar algo que terminarlo. Y qué razón tenía quien me lo dijo. Será la fuerza de la costumbre, lo conocido, lo que controlamos, el caso es que es difícil dejar algo, aunque sepas que es, lo que mejor te va a sentar. Para dejar algo, que quieres sacar de tu vida, por los motivos que sean, hay que ser muy radical. No dejar resquicios, porque si no, se te vuelve a colar, y cuando te vas a dar cuenta, estás como al principio. Ayúdate como puedas o sepas, con todo lo que se te ocurra, pero se tan radical en la acción como en la decisión. No hay otra.

PSYSI