en Sin categoría

Problemas.

Si se nos plantea un problema con mucho tiempo, rumiamos la posible solución, una y otra vez en nuestra cabeza. Esto tiene una parte positiva, nuestra decisión sobre el problema cuando la tengamos estará muy meditada. Pero a veces nos hace agrandar los problemas, perdernos en las diferentes opciones de solución, y en ocasiones el lío puede ser tal, que hasta renunciamos a afrontarlo. ¿Te has dado cuenta de cómo actuamos cuando se nos plantea un problema, y la solución tenemos que darla en el momento presente porque no hay tiempo?. Se ponen en funcionamiento todos nuestros recursos internos y externos, y con bastante frecuencia encontramos la mejor solución posible. Así pues, confía en ti. Medita tus problemas, pero no te obsesiones con ellos. Cuando creas que has encontrado una buena solución, intenta no darle más vueltas, no vamos a saber si es la mejor, pero es una buena solución. Y ya sabes, actúa cuando llegue el momento.
PSYSI