en Sin categoría

¡Qué interesantes!

¿Te has fijado en que muchas de las conversaciones en las que participamos, o que escuchamos a nuestro alrededor, se basan en la queja, la lamentación, el autocompadecimiento, la crítica y el juicio?. ¡Qué interesantes!. Si fuéramos conscientes de la cantidad de energía que consumen éstos temas cuando los hablamos, o los rumiamos, elegiríamos con más cuidado nuestros temas de conversación. No los propicies, e intenta mantenerte alejado de ellos. Solo con ésto, tu ánimo se mantendrá más alegre y tendrás una dosis de energía extra para otros quehaceres.
PSYSI