en Sin categoría

Quejarse por quejarse.

No te instales en la queja, instálate en la acción. ¿Qué puedo yo hacer?. La queja te paraliza y consume tus energías, y crea en ti una actitud derrotista y desesperanzadora.  Mientras nos quejamos, pensamos que poco podemos hacer. De hecho, ya estamos haciendo algo, quejarnos. Quejarse cuando la queja es productiva, constructiva, orientadora, cuando lleva implícita la semilla de la resolución del problema, tiene su razón de ser. Quejarse por quejarse, es como hablar por hablar, sin más.

PSYSI