en Sin categoría

Relajado pero despierto.

Una excelente fórmula para andar por la vida: relajado, sereno, tranquilo, pero a la vez despierto, atento. En muchas ocasiones confundimos el estar atento y despierto con estar tenso. Cuando en realidad si estoy tenso y nervioso puede que sea cuando menos consciente y atento me encuentro. La tensión, el estrés hacen que tenga reacciones inadecuadas e inconvenientes para mi. La serenidad me permiten ver las situaciones con un poco más de distancia, y con ello reflexionar y tomar aquellas decisiones que sean más convenientes. La serenidad me centra, el estar despierto hace que vea, la atención me focaliza. Tengo muchas posibilidades de elegir bien.

PSYSI