en Sin categoría

Renuncia a entenderlo.

En muchos casos, tienes que renunciar a entender a los demás. Primero lo intentas, segundo lo vuelves a intentar, y si sigues sin entenderlo, lo tercero, tienes que renunciar a entenderlo. Escucho muchas veces frases como: «no lo entiendo», «no entiendo por qué hace eso», «no entiendo por qué reacciona así», «no entiendo por qué dice esto». Cuando decimos frases como éstas, es porque lo hemos intentado entender muchas veces, nuestra cabeza no para de darle vueltas, intentando entenderlo. Cuando llegas a éste punto, tienes que tomar una decisión muy importante: «Decide renunciar a entenderlo», y quédate en paz. Se que resulta difícil, pero te aseguro que es lo mejor que puedes hacer.
PSYSI