en Sin categoría

Tenemos la costumbre.

Tenemos la costumbre de maltratarnos cuando consideramos que algo no lo hemos hecho bien. Y sin embargo tenemos la costumbre de no ensalzarnos lo suficiente cuando algo lo hacemos fenomenal. Son dos malas costumbres, y no es cuestión de humildad. Cualquier pequeña cosita somos capaces de convertirla en un verdadero drama, por costumbre simplemente. No nos paramos ni a pensar ni a analizarlas. Las cosas maravillosas que pasan cada día en nuestra vida, las damos por hechas y ni nos fijamos en ellas. Indudablemente habrá que cambiar algunas costumbres.

PSYSI