en Sin categoría

Tu mismo.

Agradarle a alguien no es tu deber. Siempre habrá gente a la que le gustes, y otros a los que no le gustes. Pero no pierdas el tiempo y dejes de ser tu mismo para intentar agradarle a alguien. Es una pérdida de energía y no suele salir bien. Muchísimas personas se toman como un deber el gustar a otros, se empeñan, incluso se llegan a obsesionar. Se sienten fatal cuando no le gustan a otra persona. Se tu mismo, al que le gustes fenomenal, y al que no le gustes, el se lo pierde. Se pierde la oportunidad de conocer a alguien estupendo. Tu mismo.
PSYSI