en Sin categoría

Un ratito.

Está bien disgustarse, enfadarse, despotricar, cuando las cosas no salen como a uno le hubiera gustado, pero ya está. Y ya está de verdad. El siguiente paso tiene que ser la «aceptación». Esto es lo que hay. Y ahora con lo que hay, ¿qué hago?. Y encontrar la mejor forma posible de adaptarse a lo que hay. Esta es la forma más útil de actuar. Siento y manifiesto mis emociones. Pero no me quedo enganchado a ellas. Un ratito de enfado, de cabreo, es lo que toca. Pero un ratito, más no. Y cuanto más corto lo consiga hacer, mejor.

PSYSI