en Sin categoría

El manto.

Si tenemos que alejarnos del perfeccionismo en nuestras vidas, del mismo modo lo tenemos que hacer en nuestras relaciones. La aceptación de las imperfecciones humanas, las del otro y las nuestras, nos permite crear ese espacio donde es posible una relación sana. Si no aceptamos esas imperfecciones, nos encontraremos instalados en la continua decepción. Y nuestras relaciones irán dañándose y marchitandose. No se trata de no ilusionarnos. Se trata de ser realistas en las expectativas, y aceptar el manto que a todos nos cubre, el de la humanidad.

PSYSI