Imagen depresión endógena en Medicina Emocional,Ser

La depresión endógena | Causas | Tratamiento

La depresión endógena es la depresión que se produce por origen biológico. Es decir, existe cierta predisposición genética a padecerla

La depresión endógena es un tipo de depresión que nada tiene que ver con los acontecimientos de nuestra vida. No está provocada por situaciones que nos pueden generar gran tristeza como la pérdida de un ser querido, o la pérdida de un trabajo. Existe cierta predisposición genética a padecerla y está provocada por la disminución de la serotonina. No somos capaces de ser felices a pesar de las circunstancias.

Cuando pensamos en que alguien tiene una depresión, siempre imaginamos que les ha tenido que pasar algo muy grave, que se han roto por dentro por alguna circunstancia dramática en su vida, pero esto no siempre es así.

La depresión endógena suele ser hereditaria

Se caracteriza por ser una depresión biológica, parece que puede heredarse o por lo menos que puede haber una predisposición genética a padecerla y que por lo general no guarda relación con acontecimientos vitales estresantes para la persona como pudiera ser la muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo, separaciones afectivas, enfermedades graves, etc,.

Por lo tanto, la depresión endógena es esa que siempre se ha conocido como melancolía o tristeza vital, son esas personas tristes, depresivas, melancólicas, sin tener ningún motivo ni razón aparente. 

No hay felicidad a pesar de vivir una buena vida, tristeza hereditaria

No saben divertirse, nada les alegra, todo los pone tristes, suelen ser muy cenizos y negativos. Son personas que notan como su ánimo que siendo siempre muy bajo mejora un poco a lo largo del día, pero poco, la tristeza siempre les acompaña. La persona pierde la ilusión por las cosas que antes le gustaban, todo supone un motivo de preocupación, estrés, angustia y ansiedad. 

Las personas con depresión endógena suelen aislarse de los demás, se alejan de sus relaciones familiares y de amistad, además esto se convierte en un círculo vicioso, ya que a casi nadie le gusta estar con una persona con tristeza vital, ya que sabemos que los sentimientos son muy contagiosos, así que los que lo rodean también tienden a alejarse o a pasar el menos tiempo posible con esa persona, todo ello empeora su situación.

Causa de la depresión nerviosa

Lo que ocurre en estas personas es una disminución de la Serotonina en sus neuronas, sin que haya una causa externa que la esté provocando como ocurre en la depresión exógena, en este caso esa disminución es debida a cambios biológicos en su cerebro. Son personas con un porcentaje de Serotonina muy bajo, y ya sabéis que la Serotonina es la gasolina de las neuronas, necesaria para que circule cualquier mensaje entre ellas,  de ahí toda la sintomatología que a parte de la tristeza de la que ya hemos hablado, acompaña a estos pacientes y que es muy similar a la de cualquier tipo de depresión. 

Síntomas de la depresión endógena

Tristeza profunda, melancolía, perdida de ilusión, ansiedad, angustia, alteraciones del sueño, insomnio, despertares tempranos con imposibilidad de poder volver a coger el sueño, somnolencia a lo largo del día, dormir en exceso, fatiga, cansancio, falta de motivación o ganas por hacer cualquier cosa, todo le da igual, nada le motiva, no se interesa por nada, ni por nadie, suelen padecer todo tipo de molestias y dolores la mayor parte de ellos de carácter somático, irritación, cambios de humor, pérdida de apetito o el desarrollo de un apetito voraz, pérdida o ganancia exagerada de peso, alteraciones menstruales, etc..

Depresión endógena bipolar

La Depresión Endógena es un tipo de depresión crónica, en la que puede haber ideas delirantes, son ideas irracionales que pueden hacer saltar las alarmas a los que los rodean. Por ejemplo a una posible enfermedad grave que pudieran padecer, a catástrofes que pudieran acontecer, etc..

Estas personas tienen un riesgo alto de atentar contra su vida, sobre todo si se alterna con episodios de euforia, donde estaríamos ante episodios de bipolaridad, en los que se suceden periodos depresivos con otros de euforia muy exagerada. Esto sería un trastorno bipolar. 

Tratamiento para la depresión endógena

Tanto en los casos de depresión endógena como en los casos donde se acompaña de periodos de euforia o manía se hace necesario el tratamiento farmacológico, liderado en primer término por Antidepresivos, en muchos casos al tratarse de una enfermedad crónica, también el tratamiento tiene que serlo. La Psicoterapia nos ayudará enormemente con estos pacientes, pero siempre, y esto es muy importante, que haya un tratamiento farmacológico que regule los neurotransmisores en su sistema nervioso. Nunca se debe tratar una depresión endógena ni cualquier otra depresión únicamente con psicoterapia, en estos casos el tratamiento farmacológico es indispensable e insustituible

¿Cómo ayudar a una persona con depresión endógena?

Cómo el tratamiento farmacológico es tan importante, se necesita que las personas que los rodean se responsabilicen de que se toman el tratamiento, pues ellos por las características de la enfermedad pueden tender a no tomárselo. 

Un apoyo familiar y de amistad les pueden ayudar mucho a salir adelante. 

He escrito tres libros, enfocados en el cuidado de ti y de tus emociones. 

Se titulan “La Medicina Emocional”, “El Efecto Tarta” y “Las Ruedas Dentadas” , el ellos aprenderás a quererte, a cuidarte, a darte lo que necesitas para encontrarte bien, a ganar seguridad y autoestima, a mejorar tus relaciones con los demás, a aceptar la vida, a crear expectativas positivas sobre ti y sobre los otros, te enseñarán a entrenar habilidades sociales y de comunicación, a manejar tus impulsos, y a identificar y expresar tus emociones. Y lo más importante a conocerte y saber qué necesitas, porque para quererte y cuidarte se hace necesario conocerte. 

Dra. Marisa Navarro.

Libro las ruedas dentadas de Marisa Navarro

    

Leave a Comment