en Sin categoría

Las cosas más claras.

En muchas ocasiones nuestras emociones al mezclarse con nuestras preocupaciones, alteran nuestros pensamientos, y hace que nos sea dificultoso ver la solución de los problemas. Una buena técnica, es pensar que no eres tu el que tiene el problema, sino alguien a quien aprecias sinceramente. Piensa: ¿Qué le dirías que hiciera?. ¿Cuáles serían los consejos que le darías?. ¿Cómo le acompañarías?. ¿Cómo le apoyarías?. Aunque resulte difícil hacerlo en plena ebullición del conflícto, inténtalo. Con ello podemos conseguir poner un poco de distancia con nuestras emociones, y ésto nos permite ver las cosas un poco más claras.

PSYSI