en Artículos

No es lo que parece

Son curiosas las anécdotas que me suceden con los vasos de agua, y así voy otra vez a Madrid por razones de trabajo, en ese magnífico Tren de Alta Velocidad que comunica Alicante con la capital en poco más de dos horas, compartiendo mesa para cuatro viajeros, absorta en mis pensamientos y en la lectura, y aparece una señora que se sienta a mi lado, y deja sobre la mesa el bolso y un vaso de agua, que yo inconsciente y tranquilamente cojo y bebo hasta el final, que es cuando me doy cuenta, y al iniciar mis disculpas ambas nos miramos y rompemos a reír, hasta que puedo decirle con una sonrisa que no me di cuenta, y me pareció que el vaso era mío.

Seguir leyendo

 

Marisa Navarro

Marisa Navarro