Imagen aprender a decir no en Amor,Confiar en ti,Vida

Debemos aprender a decir no | Te ayudo

Aprender a decir no nos hará más felices, nos valoraremos más y conseguiremos una autoestima más alta, te digo cómo.

¿Por qué nos cuesta tanto decir “no”?, ¿Te lo has planteado?

No queremos frustrar las expectativas de los demás y acabamos frustrando las nuestras

Queremos que nos quieran, que nos acepten, gustarle a los demás, que nos reconozcan, incluso que nos ensalcen. 

Queremos que no nos critiquen, que no tengan una mala imagen de nosotros, no queremos no gustar. 

Y todo estos quereres nos llevan a decir “si” cuando queremos decir “no”, a aceptar cosas que no queremos aceptar, a renunciar a cosas a las que no queremos renunciar e incluso a perjudicarnos y dañarnos a nosotros mismos en tal de no decir “no”, en tal de agradar y cumplir las expectativas de los demás.

No debemos agradar a todo el mundo si es a costa de nos sentirnos bien

Visto así, podrías decirte, que tú no haces eso, que no te dañas a ti mismo por no decir “no”, pero si te estás maltratando porque no te estás respetando. 

Todos queremos agradar a los demás, ¿a quién no le gusta?, pero nos tenemos que plantear el coste personal que muchas veces tiene esto. 

Tienes que partir de la base de que “yo no me puedo gustar a todo el mundo”, por una sencilla razón, “y es que a mí no me gusta todo el mundo”. Cuando aceptamos esta premisa comenzamos a respetarnos un poco más, y empezamos a salir de de la esclavitud que supone el querer gustar a todo el mundo. Rompe esas cadenas, libérate

Claro que te gusta ser comprensivo y empático, por supuesto que si, pero con quien primero lo tienes que ser es contigo mismo. El primer trozo de tarta siempre para ti, ¿recuerdas? y después repartes. No es que no haya tarta para los demás, por supuesto que si, pero primero tu trozo

No saber decir no merma nuestra autoestima

Cuando no sabes decir qué no, cuando aceptas cosas que no quieres aceptar, estás mermando tu autoestima y no estás poniendo límites sobre tu persona, dejando que los demás campen a sus anchas. Los demás deciden por ti, y esto hace que te desvalorices y que te sientas muy mal. 

Si no sabes decir no, en realidad nadie te conoce de verdad, porque no estás siendo tú mismo, no estás expresando lo que de verdad quieres, esto nos produce una profunda tristeza y un sentimiento de no ser querido, aunque por fuera recibamos mucho reconocimiento de los otros por cumplir siempre sus expectativas, este sentimiento de reconocimiento se encuentra muy vacío, y tu sientes una enorme soledad y sensación de fracaso. 

¿Dónde quedan tus deseos, lo que tú quieres, lo que te gusta y no te gusta?, ¿dónde quedan tus elecciones?, ¿dónde queda tu poder de elegir?, ese gran poder al que no debes renunciar. 

¿Vas a seguir dejando que los demás elijan por ti?

Lo primero es querernos y respetarnos nosotros mismos

Por supuesto que no. Vas a empezar ya a quererte, a respetarte, a valorarte, a poner límites, a expresar lo que quieres y deseas, y una forma de empezar todo esto es aprender a decir “no”. 

Para aprender a decir “no”, lo primero que tienes que haces es pasar de lo que piensen o digan los demás, si, ya sé que es difícil, y que las críticas de los demás nos afectan, pero tienes que pensar que te estás queriendo y respetando y que esto está por encima de cualquier cosa que pueda pensar nadie. Y además si quieres que los demás te respeten, el primero que te tienes que respetar eres tú mismo. Que cada uno piense lo que quiera, es libre de hacerlo, lo que realmente importa es lo que yo piense de mí mismo.

Técnicas para aprender a decir no, ejemplos

Una técnica muy efectiva que practico con mis pacientes que no saben decir no, es demorar la respuesta a cualquier petición que se les haga. Les ocurre a muchas personas, que tienen un “si automático”, ya están diciendo si casi antes siquiera que el otro acabe la petición. Vas a hacer lo siguiente: siempre que te pidan algo, vas a decir, frases como: 

  • Ahora no puedo decirte, en un ratito te contesto. 
  • Deja que mire una cosa y te digo.
  • Espera que arregle algo y te llamo, etc.

Las que se te ocurran, estas frases nos sirven para demorar la respuesta a esa petición y que tú te pienses bien y con tranquilidad si quieres decir “si” o si quieres decir “no”. Tendrás tiempo para reflexionar sobre ello, no utilizarás el sí automático, e incluso si quieres responder que “no” tendrás tiempo para crear una respuesta negativa diplomática. Si, sé que por ahí leerás que tienes que decir no y dar las menos explicaciones posibles, decir no y adjuntar “es que no me apetece”, pero vivimos en sociedad, en grupo, y lo que mejor nos puede sentar es llevarnos lo mejor posible con el grupo, así que una respuesta negativa diplomática, no tiene que suponer dar muchas explicaciones, y aunque los demás sepan que estás diciendo que no y que no lo quieres hacer, esa respuesta negativa diplomática les sentará mejor a todos, a ti el primero. 

Antes de responder piensa en ti. ¿Es eso lo que quieres?, ¿cómo te va a sentar decir si?, ¿Qué deseo realmente? Y actúa en consecuencia. Recuerda siempre quererte y respetarte y el primer trozo de tarta siempre para ti. 

Hay muchas otras técnicas para aprender a quererte y respetarte, a decir no cuando es eso lo que quieres, todas ellas las encontrarás en mis libros, “la Medicina Emocional “, “El Efecto Tarta” y “Las Ruedas Dentadas. Pequeños cambios para grandes cambios”, libros prácticos para que te sientas mucho mejor contigo mismo y con los demás, ¡no dejes nunca de aprender!

Dra. Marisa Navarro.

Libro las ruedas dentadas de Marisa Navarro

    

Leave a Comment