en Reflexiones

¿Crees que estamos rodeados de adivinos?

¿Crees que estamos rodeados de adivinos?, no. Entonces porqué nos sienta tan mal, cuando las personas que nos rodean, y que suponemos que nos conocen bien, no saben lo que queremos, lo que nos gusta, o lo que sentimos. Ellos no son adivinos, del mismo modo que nosotros tampoco lo somos. Si quieres algo pídelo, si necesitas cualquier cosa, hazlo saber, si algo te gusta, informa de ello, y si sientes, puedes, si te apetece, hacer partícipe a quien tu quieras de tus sentimientos. Pero no esperemos, desesperándonos por ello, a que los demás lo adivinen. En muchas ocasiones no acertarán, con la consecuente crispación por nuestra parte. «Informemos» a quien «forma» parte de nuestra vida, de nuestras necesidades, querencias, gustos y sentimientos. Nos ahorraremos gran cantidad de enfados sin sentido y conflictos inútiles.

Marisa Navarro