Banner Eritrofobia, ¿qué es? en Amor,Confiar en ti,Medicina Emocional

Eritrofobia, ¿qué es? Ejemplo real

Signos y Síntomas de Eritrofobia, todo lo que debes saber y cómo mejorar

La Eritrofobia es el temor a sonrojarse o ruborizarse en público, la Eritrofobia es el miedo a enrojecer. Es una fobia que se incluye en el grupo de fobias sociales, ya que la persona que la sufre siente una enorme vergüenza y consternación ante la posibilidad de sonrojarse delante de otras personas por lo que se produce un aumento de la ansiedad ante situaciones en las que se pudiera producir, esta ansiedad hace que se acentúe el rubor, y se constituye un círculo vicioso que se potencia, del que muchas veces resulta complicado salir. 

¿Por qué nos ruborizamos? explicación

Todos tenemos la capacidad de ruborizarnos, el ruborizarse no es más que una vasodilatación de los capilares sanguíneos superficiales de nuestro rostro debido a la presencia de adrenalina en nuestro organismo. Cuando tenemos vergüenza, pudor, estrés, ansiedad, reacciones de rabia, ira, enfado, miedo, ante las altas temperaturas o si hacemos un gran esfuerzo, nuestra cara se pone colorada. Es una respuesta natural de nuestro organismo, y no podemos controlarla mentalmente porque depende del Sistema Nervioso Autónomo, que como su nombre indica, no podemos controlar

Pero esta reacción totalmente natural del organismo y que lo único que nos está indicando es que nuestro Sistema Nervioso Autónomo funciona perfectamente, para muchas personas se convierte en un drama, una verdadera fobia, desarrollando un miedo atroz a que esto les ocurra en público, el alto nivel de ansiedad que les genera esa posibilidad hace que se acentúe notablemente el que el rubor se produzca. 

¿Cómo superar la Eritrofobia?

Tenemos que actuar sobre esta situación desde muchos frentes, y el primero como siempre es el cambio de pensamiento, porque si bien no voy a poder impedir el que me ponga rojo, lo que si puedo hacer es cambiar mis pensamientos respecto de ese rubor que puede producirse o se está produciendo y de esa forma impedir que aumente mi ansiedad y de esta manera romper ese círculo vicioso que puede producirse y empeora mucho la situación. 

Eritrofobia soluciones:

Tenemos que empezar a  pensar en el rubor de forma positiva

Ese rubor que tienes, que te avergüenza y tan mal llevas, provocándote pensamientos y sentimientos negativos y por supuesto acciones que no te benefician cómo puedes ser el aislamiento y la posibilidad de desarrollar una fobia social con evitación de todas aquellas situaciones en donde pudiera presentarse el problema, resulta que en los demás, en los testigos de tu rubor solo provoca reacciones positivas. 

El rubor hace que parezcas más humano, más cercano, más buena persona, más sensible, más cariñoso, más atractivo, más cálido, más sincero, más confiable, más natural, más auténtico, más aceptado socialmente, más honesto, más cooperativo, y un largo etcétera de cualidades

Los seres humanos prefieren a las personas que se ruborizan frente a las que no lo hacen. 

Así que deja a tu rubor tranquilo, que solo te trae beneficios

Esta es la base de nuestro cambio de pensamiento sobre nuestro rubor. 

El siguiente paso es que afrontes las situaciones, muchas veces cuando creemos que nos vamos a ruborizar en determinados momentos, lo que hacemos es evitarlos, esto puede llevar a aislarte y no poder desarrollar tu vida con normalidad, es estos casos es posible que necesites ayuda psicoterapéutica para aprender a afrontar esas situaciones. Esto es fundamental, afrontar te va a dar seguridad y aumentará tu autoestima, lo que te reforzará y hará que vayas afrontando mejor. 

Con el cambio de pensamiento y el afrontamiento es casi seguro que manejarás la Eritrofobia, a ello te ayudará el tratamiento psicológico de la Eritrofobia, solo en casos muy extremos se necesita la intervención farmacológica. 

Eritrofobia ejemplo:

Recuerdo un caso de Eritrofobia que tuve en consulta, Norma era una mujer de 35 años muy guapa y buena profesional, cuando llegó a consulta evitaba las relaciones sociales, cruzaba de acera para no tener que saludar a un conocido y se estaba aislando cada día más. Norma trabajaba de cara al público, situación en la cual extrañamente no se producía rubor. Si con una persona trataba en su trabajo el rubor no se producía, si a esa misma persona se la encontraba por la calle, se producía el rubor. Norma no lo entendía. 

Es muy fácil de entender, cuando Norma estaba trabajando no estaba centrada en ella, estaba centrada en el trabajo y en solucionar el problema que había llevado a esa persona allí, cuando se la encontraba por la calle Norma se centraba en ella misma, en lo que pensaba y sentía, en su miedo a ruborizarse, su ansiedad aumentaba y en consecuencia se ruborizaba más. 

Esto nos indica que las personas con tendencia a ruborizarse tienen que centrar su atención fuera de ellas, no en ellas mismas. 

Norma trabajó el cambio de pensamiento, el afrontamiento de las situaciones que le producían rubor, a poner su foco de atención fuera de ella, poco a poco fue adquiriendo seguridad, no necesitó tratamiento farmacológico, recuperó la normalidad en su vida, seguía habiendo situaciones que le provocaban rubor, pero ya no les daba tanta importancia, y no le generaban ansiedad, ni intentaba evitarlas. 

Mis libros de autoayuda: “La Medicina Emocional”, “El Efecto Tarta” y “Las Ruedas Dentadas” pueden ayudarte de una manera sencilla y práctica a manejar tus pensamientos, tu ansiedad, a pensar en positivo, a afrontar, a ganar seguridad y a aumentar tu autoestima. Todo ella te ayudará a manejar tu rubor, tu Eritrofobia. 

Dra. Marisa Navarro. 

Libro las ruedas dentadas de Marisa Navarro

    

Leave a Comment