en Reflexiones

Haz tu lo mismo.

Si no sabes qué hacer, ni a dónde ir, piensa: si esta decisión tuviera que tomarla la persona que más quiero del mundo, ¿qué le diría que hiciera?, ¿hacia dónde le diría que se dirigiera?. Pues, eso mismo tienes que hacer tu. Tu sabes bien, cuándo te estás guiando y cuándo te estás perdiendo. Tu sabes bien, lo que te conviene, y lo que es mejor para tu vida. Tu sabes bien, lo que tienes que hacer. Te puedes engañar, sabotear, darte mil excusas. Puedes incluso pensar que otros pueden hacerlo, pero que para ti resulta muy complicado. ¿Que no puedes saber cual es el mejor camino para tu vida?. Cuando te estás haciendo éste planteamiento, te olvidas del camino. Todo ello son excusas y más excusas. Recuerda, y pregúntate siempre, ¿qué le diría a la persona que más quiero del mundo?. Cuando obtengas la respuesta, haz tú lo mismo.

 

Marisa Navarro