en Personal

Responsabilidad ajena

Muchas veces pensamos que los demás no pueden responsabilizarse de sus propios sentimientos y lo que hacemos es que nos responsabilizamos nosotros de ellos. Y lo que suele ocurrir, es que nosotros nos acabamos sintiendo mal porque lógicamente no nos pertenecen. Y el otro acaba sintiéndose mal por habernos hecho cargo de algo que es suyo.
El enfado de otros no tiene por qué ser asunto tuyo, no crees?

Y ya sabes…. el primer trozo de tarta, siempre para ti.🍰💕
Besos. 😘 

Marisa Navarro