en Artículos

¿Cómo afecta una ola de calor al cerebro?

Aunque es la estación del año más esperada para los amantes de las terrazas, los viajes y la playa, en verano el estado anímico de una mayoría sucumbe a las altas temperaturas causando cambios de humor, ansiedad y fatiga. Pasear por la calle en las horas de máximo riesgo no sólo no ayudará a soportar la ola de calor que se instala hoy en el suroeste peninsular, sino que incluso puede agravar los síntomas de varias enfermedades y patologías neurológicas traducidas en dolores de cabeza, problemas cardíacos y respiratorios.

«El cerebro funciona bien entre los 35 y 40 grados centígrados. Por encima de esta temperatura no actúa adecuadamente porque recibe impulsos nerviosos lentos», explica la doctora Marisa Navarro. El cansancio, la apatía y la falta de energía se generan cuando el cuerpo hace un sobreesfuerzo para mantener los 36 y 37 grados que necesita el organismo. Y si se piensa en el aire acondicionado como solución en estos momentos irritables, la terapeuta no recomienda ponerlo «como si estuviéramos en el polo norte» porque «el contraste de temperaturas podría causar sensación de mareo y escalofríos«.

Seguir leyendo …

 

Marisa Navarro