Banner Image Not Found

blog

Lo nuestro.

En algunas ocasiones vamos dejando atrás, abandonando nuestro estilo de vida. Las cosas que nos gusta hacer, que nos satisfacen, que nos hacen sentirnos bien. Y no sabemos porqué las vamos dejando en el camino. Es frecuente escuchar frases del tipo: “a mi me encantaba hacer ésto o lo otro”, “no se porqué ya no

Y además.

Las cosas que haces forzadas, tarde o temprano, suelen tener fecha de caducidad. Y además, sueles sentir rabia por haberlas hecho. Y además, con frecuencia tienen finales conflictivos y revueltos. Y además, crean resentimiento. Y además, te hacen sentir mal. Procuremos que nuestra vida sea lo menos forzada posible. Ya se que tendríamos que irnos

Haz “Locuras”.

¿Cuánto tiempo hace que no haces esas “locuras” que tanto te gustaban?. ¿Recuerdas lo bien que te sentaban?. ¿Porqué piensas que ya no?. ¿Porqué te has vuelto tan serio?. Cumplimos años, y nos vamos poniendo tan serios, tan circunspectos. Ya no me pongo ésto, porque no es propio de mi edad. Ya no hago eso,

Abrir el corazón.

Si no confiamos en los demás, si no abrimos nuestro corazón, porque tenemos miedo a que nos hagan daño, nos convertimos en personas inseguras y temerosas. Nos aislamos del mundo, nos sentimos solos y desamparados, y podemos desarrollar sentimientos de angustia y ansiedad. La desconfianza genera desconfianza, ya que ponemos nuestra atención en lo negativo

Conócete.

Podemos llegar a conocer más a otras personas, que a nosotros mismos. Si, no te escandalices. Continuamente escucho quejas sobre comportamientos, reacciones, emociones y pensamientos de otras personas. Y me sorprendo enormemente, porque son exactamente los mismos que tienen los que se están quejando. Y sin embargo en ellos no los identifican. Incluso les llama

Interésate.

Interésate por casi todo. Elige ser inquieto. Deja que lleguen a ti todos esos regalos. Pon interés por la vida, y por todo lo que ella contiene. Es cierto que el saber no ocupa lugar, y el conocer tampoco. Cuando conoces algo, suele pasar con frecuencia, que eso se vuelve más interesante. Hasta el ciclo

NO.

Aprende a decir NO. Di NO cuando quieras decir NO. NO digas si, cuando quieras decir NO. Di No, si es lo que deseas. NO te sientas culpable por decir NO. Di NO y quédate tranquilo y en paz. NO tengas remordimientos, ni cargo de conciencia. Si quieres decir NO, simplemente di NO. Y NO

Papagayos.

Replanteémonos nuestras creencias. Las creencias son esos pensamientos que nos acompañan a lo largo de nuestra vida, y que no nos planteamos, si son o no positivas para nosotros. Si nos ayudan o no, a estar mejor en la vida. Simplemenente están ahí, anclados desde hace tanto tiempo, que los damos como ciertos, sin más.

Aceptar para cambiar.

Puede que haya muchas cosas de nosotros que no nos gusten. El aceptarlas, no supone validarlas, ni resignarse a ellas. El aceptarlas nos permite mirarlas y observarlas, de forma tranquila y serena. Solo si las aceptamos y observamos, podremos plantearnos la posibilidad de cambiarlas. Estos proyectos de cambio, los apoyamos en la realidad, en lo