en Atención,Elecciones de vida,Libertad,Ser

Ir de puntillas es agotador.

Andar de puntillas es agotador. No descansan los pies completos en el suelo, y nunca acabas de ser tu mismo. Hay personas con las que al relacionarnos, notamos como intentan ejercer sobre nosotros algún tipo de poder, la ira, la rabia, la cólera, el control exacerbado. Esto hace que nos comportemos con ellos, de un modo diferente a como nosotros realmente somos. Intentamos no enfadarlos, que esa ira o cólera, que ese control o rabia, no recaiga sobre nosotros. Por eso en su presencia vamos de puntillas, y modificamos nuestros comportamientos, dejando de ser naturales, dejando de ser nosotros. Sólo hay que hacer una cosa en su presencia, poner los pies por completo en el suelo, apoyarlos bien, dar media vuelta, y alejarnos de ellos lo más que podamos.

Psysi
Andar de puntillas