en Reflexiones

Aumentemos nuestra zona conocida.

Todos tenemos una zona en la que nos sentimos cómodos y seguros, es esa zona conocida y que creemos controlar. En ésta zona las cosas nos son más fáciles, y tenemos la sensación de correr menos riesgos. ¿Quieres hacerte más fuerte?, pues te propongo que amplíes tu zona de comodidad. No importa ni en qué, ni de qué forma. Haz cada día algo que te suponga crecer en algún sentido, haz una cosa que creas que no va contigo, que te incomode, que te ponga nervioso, que no te atrevas, y observa lo que ocurre.

Marisa Navarro