en Reflexiones

Escuchar y oír.

¿Quieres ser escuchado, o simplemente quieres ser oído?. ¿Quieres escuchar o simplemente quieres oír?. Cuando oímos , nos convertimos en un recipiente, donde el otro, vierte sus vivencias,  sin más. No hay conexión, ni interrelación. Escuchar es otra cosa, cuando escucho lo hago poniendo todo mi ser, acojo las palabras del otro, y las dejo entrar dentro de mi, llenándolo todo. Qué gran regalo la escucha sincera. Por otro lado, permitir que nos escuchen, supone, que pueden confrontar, quizá con otras palabras, las nuestras. Algunas personas ésto no lo pueden soportar, y prefieren sólo ser oídas. Tu eliges, oír o escuchar, ser oído o ser escuchado. Como supondrás, la conexión que podemos establecer con los demás, en cada caso es, totalmente distinta.

Marisa Navarro