en Reflexiones

Cómo evitar que la culpabilidad nos paralice

Sentirnos culpables nos paraliza. Nos hace mantenernos alejados de la acción. Es como que ya hacemos algo sintiéndonos culpables. ¿Qué más vamos a hacer, con lo culpables que nos sentimos?. ¿Te parece poco?.

Y así podemos seguir siglos, sin hacer nada… sólo sintiéndonos culpables.

Deja de sentirte culpable, y mira qué puedes hacer. Mira si puedes solucionar o arreglar algo. Mira qué parte depende de ti, y qué puedes hacer en ella.

Suelta la parte que no depende de ti, que no es tuya, y por tanto en ella, nada puedes hacer. Y aunque te sigas sintiendo culpable, haz «algo».

Ese hacer, hará que tu sentido de culpabilidad se haga más pequeño, o sea más llevadero, y además te instalará en la acción, que es un buen camino para llegar a algún lado.

Marisa Navarro