Image Not Found

El control que nos controla.

Somos conscientes de la cantidad de energía que gastamos intentando controlar. Lo queremos controlar todo. Esta es una de las labores más sin sentido que hacemos. Porque podemos controlar muy poco. Además de nuestro poder de elegir la forma, en como respondemos a los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor, poco más podemos controlar. No

Cuidado con la compasión.

Podemos ser compasivos y no juzgar a los demás. Pero esto no tiene nada que ver con saber poner límites. En ocasiones, la compasión nos lleva a terrenos donde nos hacemos daño. Ser compasivos con los demás, no significa que no tengamos claro lo que no nos gusta. Y que pongamos límites para protegernos. La

El mejor propósito para el nuevo año.

Solemos hacer montones de buenos propósitos para el nuevo año. Queremos hacer más deporte, comer más sano o dejar hábitos que no nos sientan bien. Todo eso está fenomenal. Pero uno de los mejores propósitos que podemos tener para el nuevo año es la «amabilidad». Ser más amables con los demás y con nosotros mismos.